Pidieron reclusión perpetua para Diaz Guerra por el asesinato de su tía

Locales 30 de noviembre de 2016 Por
El fiscal Fernando Ballester Bidau pidió la pena de prisión perpetua para Guillermo Díaz, el hombre acusado de degollar y descuartizar a su tía, en enero pasado en Ushuaia. El acusado brindará este miércoles sus últimas palabras antes de la sentencia.
726428889

Según las fuentes, en su alegato ante el Tribunal Oral en lo Criminal de Ushuaia, integrado por los jueces Alejandro Pagano Zavalía, Maximiliano García Arpón y Rodolfo Bembihy Videla, Ballester Bidau solicitó la pena máxima del Código Penal por el delito de "homicidio doblemente agravado por ensañamiento y alevosía, y por mediar violencia de género".


Para el fiscal, el imputado degolló a su tía con un cuchillo, luego descuartizó el cuerpo en tres partes y lo dejó en el baño de la vivienda de la víctima, situada en la calle Las Águilas 1476, del barrio Andino, en la capital fueguina.


De acuerdo a la acusación, el cadáver de Julia fue hallado horas después por su ex pareja, quien en el debate oral contó, entre lágrimas, que la relación entre el acusado y su tía "no era buena" y que éste "ya había amenazado tanto a su madre como a su tía con un cuchillo".


Por su parte, el defensor oficial Gustavo Ariznabarreta solicitó la absolución del acusado por considerarlo "inimputable" a raíz de los trastornos psiquiátricos que sufría al momento del hecho y que aun padece.


Sobre la salud mental de Díaz Guerra declararon durante el juicio una decena de psicólogos y psiquiatras que trataron al imputado en distintos momentos de su vida y que no lograron ponerse de acuerdo acerca de si es capaz o no de comprender la criminalidad de sus actos.


Mientras que varios familiares de la víctima y del supuesto victimario sí coincidieron en que este último sufre esquizofrenia y trastorno de bipolaridad "desde hace años", y que hasta el momento del crimen no había tenido actitudes violentas ni peligrosas para terceros.


Sin embargo, a través de diversos testimonios se reconstruyeron en el juicio varios "brotes psicóticos", en uno de los cuales Díaz Guerra golpeó a una mujer policía durante un incidente ocurrido en los tribunales de la provincia de Córdoba.


Estos testigos relataron, al igual que la ex pareja de la víctima, que la relación entre el acusado y la víctima no era buena y que ésta le había pedido, días antes de su homicidio, que se fuera de la casa donde ella convivía con la madre de él.


En tanto, luego de los alegatos de las partes, el tribunal pasó a un cuarto intermedio hasta mañana cuando el acusado podrá pronunciar sus "últimas palabras", tras lo cual se dará a conocer el veredicto.


Hasta el momento, Díaz Guerra nunca declaró y a través de su defensa le solicitó a los jueces no estar presentes durante las audiencias del debate, que comenzó el miércoles de la semana pasada.


La primera testigo en declarar, pero a puertas cerradas, fue la madre del acusado y hermana de la víctima, y luego compareció el padre de Díaz Guerra, quien confirmó los problemas de salud mental de su hijo, con el que convivió en Córdoba y Pehuajó.


"Pido perdón por lo que hizo mi hijo. La mochila que llevo es no haber estado con él y con mis otros hijos en momentos en que me necesitaban. Yo no creo que él sea un femicida", afirmó el hombre ante el tribunal.


Mientras que la actual pareja del padre de Díaz Guerra, quien compartió su crianza durante años, explicó que el acusado "odiaba los medicamentos", que se los tenían que suministrar disimulados con alimentos, y que cuando fue a vivir a Ushuaia, meses antes del crimen, se evaluaba la posibilidad de una internación.


El hecho ventilado en el debate fue cometido el 3 de enero último, en la mencionada vivienda de la calle Las Águilas, y el acusado fue detenido al día siguiente por personal de Gendarmería cuando deambulaba solo por el Parque Nacional Tierra Tierra del Fuego.

Te puede interesar