La Hostería San Pablo es un basurero

Locales 22 de noviembre de 2016 Por Diario Provincia 23
Un desolador panorama se observa en las instalaciones de la Hostería San Pablo, donde muchos años de abandono y desidia han hecho que en este paraíso natural se constituya en un verdadero ‘aguantadero’ y en un basural. La actual gestión de gobierno apunta a realizar un estudio para verificar la demanda, la potencialidad del lugar, “y armar un pliego que pueda responder a las expectativas de los privados y cumplir las metas de turismo que tiene gobierno en la zona”, dijo hace pocos días Luis Castelli, titular del INFUETUR.
2093573517

La Hostería San Pablo, otrora obligado lugar de reunión y de navidades de muchas familias fueguinas que disfrutaban de un espacio en medio de un verdadero Edén, hoy es solo un esqueleto de mampostería, desguazado y despojado de sus elementos valiosos y funcionales. Lo único que no pudieron llevarse son los azulejos y las bañeras, tal vez por ser muy pesadas.
En este basurero, para muchos solo un albergue de vagabundos, no ha quedado nada que tenga algún valor, ni siquiera su antigua grifería, sus muebles ni el piso de parquet, hay muchísima basura amontonada, posiblemente también sea el solaz de alimañas y ‘aguantadero’ para vicios ocultos.
Esta hostería, obra del gran gobernador fueguino Ernesto Campos quien soñó tener una infraestructura turística desperdigada por toda la geografía fueguina para disfrute de residentes y turistas, talvez tenga el sino del Desdémona, el navío abandonado en la playa, que también sufrió el desguace de los objetos de valor que poseía.
El actual gobierno no ha tomado aún cartas en el asunto, se espera que tenga alguna intervención, puesto que es una zona donde hay pozos y cloacas a cielo abierto y se torna en un peligro para algún desprevenido visitante o algún noctámbulo amante de la naturaleza.

El Paraíso en la Tierra

Distintos sitios de Internet dedicados al turismo ponderan como “un collage paisajístico”, al Cabo San Pablo, ya que ofrece la posibilidad -prácticamente única- de encontrar en un mismo y delimitado espacio altivas montañas, frondosos bosques, un mar translúcido y un apacible río. “Fascinante e imperdible para los amantes de la naturaleza, constituye a su vez la trampa perfecta en la cual capturar al turista más esquivo, sorprendiéndolo con la perfección de este paisaje múltiple”.
“Admirable desde la intención de visitarlo, para llegar a Cabo San Pablo se parte desde la ciudad de Río Grande transitando por un encantador camino ornamentado por vistas panorámicas de cerros y bosques de lengas”.
Una postal imperdible de este lugar la constituye el casco herrumbrado del barco ‘Desdémona’, encallado frente a sus cautivantes costas.
Cabo San Pablo se halla a unos 120 kilómetros, partiendo en primer lugar por Ruta Nacional Nº 3, hacia el sur, hasta dar con el cruce de la Ruta Complementaria ‘A’, para luego continuar hacia el Este.

San Pablo entró en el noveno año de abandono

Hace exactamente un año, Demetrio Martinelli, propietario de una empresa de turismo que recorre la zona de San Pablo, dialogó con Radio Universidad sobre la posibilidad de recuperar la hostería u otra alternativa que ponga en valor el lugar.
Indicó que son “la única empresa hasta el día de hoy que ha llevado gente a ese lugar. Pero a medida que pasó el tiempo la hostería hoy es una tapera”.
Recordó cuando su esposa fue designada presidente del INFUETUR en el primer gobierno de Ríos, e “hizo todos los esfuerzos necesarios para recuperar la hostería, que estaba ocupada, para que se transfiriera al INFUETUR. Mi mujer se retiró por diferencias con el gobierno, eso fue abandonado por un tiempo y la administración del Dr. Echazú encargó la confección de los pliegos para licitar, tanto San Pablo como Petrel. En Petrel fracasó el llamado a licitación y en San Pablo no hubo ningún movimiento, nunca se llamó a licitación, nadie conoce los términos del pliego y el tiempo perdido genera desazón en la gente que busca un servicio y no lo tiene”, dijo en esa oportunidad.
Martinelli había sugerido licitar la construcción de cabañas, para ampliar el complejo.
San Pablo “además del paisaje, tiene otros valores. La flora del Cabo es algo extraordinario, la diversidad de flores, la presencia de dos tipos de orquídeas. Esto llevó a pensar que se podría haber hecho un parque natural para proteger la flora, hacer caminos de interpretación, poner algún guardaparque en el lugar. Ya que se iba a llamar a licitación, pensamos que se podía hacer un proyecto conjunto, y habría que poner un destacamento de policía en el lugar y que sea el privado el que mantenga el lugar para que la policía tenga presencia; además, un lugar para un guardaparque que pudiera colaborar con el cuidado y la información a quien visita el lugar”.
Justamente el abogado había cuestionado los ocho años de abandono en los dos mandatos de Ríos y se mostró contrariado manifestando que “evidentemente no solamente el Estado no está en condiciones de hacer esto sino que tampoco permite que cualquier interesado pueda hacerlo”

Expectativas de reactivación

El presidente del INFUETUR Luis Castelli, en tanto, hace unos veinte días había sido consultado sobre la posibilidad de recuperar el circuito de hosterías que conformaban Yehuin, San Pablo, Petrel, y sumar las termas, aclaró que “Petrel y San Pablo son hosterías que administra la provincia, no es el caso de Yehuin ni la zona de Las Termas, que está en un litigio que excede el marco del INFUETUR”.
“En todos los casos, la idea es promover y diversificar la oferta de turismo para quienes nos visitan. Con Petrel y San Pablo vamos a llevar adelante un llamado a licitación. Hace poco la Legislatura devolvió la potestad para llevar adelante estos procesos al INFUETUR; recuperamos los pliegos y estamos haciendo un estudio sobre ellos. En los próximos meses esperamos llamar a licitación. Probablemente el primer punto será Petrel y luego encararemos el proceso de San Pablo”, informó.
En cuanto a San Pablo, en la gestión anterior se hablaba de una concesión a veinte años, pero para Castelli “sería apresurado hablar de plazos y montos de concesión sin tener un estudio serio. Vamos a hacer un estudio, ver la demanda, la potencialidad del lugar, y armar un pliego que pueda responder a las expectativas de los privados y cumplir las metas de turismo que tiene gobierno en la zona”, dijo.
Dado que hubo intentos de licitaciones que quedaron desiertas, priorizó dar “previsibilidad, seguridad jurídica y condiciones favorables para la explotación comercial. Tenemos que ser conscientes de que hay que hacer una inversión muy importante”, sostuvo y no descartó “años de gracia o alguna exención impositiva”, que “pueden ser mecanismos de seducción pero tenemos que estudiarlos. Es apresurado adelantarnos sobre esto”, reiteró.

Te puede interesar