Del asiento de un auto a una banca en el Senado