En un operativo inédito, rescatan a 90 chicas víctimas de un acosador sexual

Sociedad 25 de noviembre de 2016 Por
Todas son menores de 12 y 16 años La operación “Angel Guardián” se llevó a cabo en simultáneo en trece provincias. El agresor actúa a través de Facebook desde el extranjero
Crece-pornografia-Pedro-Lazaro-Fernandez_CLAIMA20160401_0099_28

En un operativo que implicó diligencias coordinadas y simultáneas en trece provincias del país, la Justicia se hizo presente en los domicilios de 90 nenas y adolescentes de 12 a 16 años que estaban siendo víctimas de un hombre que las acosaba sexualmente a través de Internet (grooming). La medida, la mayor de este tipo que se llevó a cabo en el país, se tomó por las dimensiones del caso, para proteger a las menores del agresor y porque el pedófilo ataca desde el extranjero, por lo que detener su acción resultará complejo.

La operación de protección de las menores, llamada “Angel Guardián”, fue llevada a cabo por la Fiscalía de la Ciudad en conjunto con la RED 24/7, formada por todas Procuraciones Generales del país.

En las diligencias, que se llevaron a cabo el 7 de noviembre, diversas comisiones judiciales con la asistencia de psicólogas se hicieron presente en los domicilios de las chicas víctimas, para hablar con ellas y sus familias y ofrecerles asistencia.

Las menores identificadas residen en la Ciudad de Buenos Aires y en las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, Misiones, Santa Cruz, Entre Ríos, Chubut, San Luis, Chaco, Catamarca, La Pampa y Salta.

Fuentes de la investigación contaron a Clarín que muchas de las víctimas relataron estar pasando por una verdadera pesadilla. Una de ellas llegó a confesar que, a causa del acoso que sufría, estaba pensando en suicidarse.

Mirá también: Denuncian apología del acoso sexual en sitios web

El jefe de la Unidad de Investigaciones Tecnológicas del Cuerpo de Investigaciones Judiciales (CIJ) de la Fiscalía de la Ciudad, Mariano Manfredi, quien llevó adelante la investigación del caso, resaltó que las 90 menores víctimas identificaron a su acosador. Y agregó que durante la operación “se pudo recolectar la prueba digital contenida en los dispositivos de las menores, que servirá de prueba en el momento del juicio”.

Mediante el uso de perfiles falsos en Facebook, el agresor engañaba a sus víctimas (podrían quedar todavía algunas sin identificar) y las extorsionaba para que le enviaran fotos y videos con contenido sexual.

Según el material hallado, el pedófilo actúa, al menos, desde 2014.

​La investigación del caso se inició cuando en el CIJ detectaron el envío, a través de Facebook y por parte de menores, de una serie fotos y videos sexuales que respondían a patrones muy claros: en las imágenes se repetían, con llamativa precisión, poses y conductas. Los investigadores pensaron entonces que eso podía estar pasando porque las chicas estuvieran cumpliendo indicaciones de alguien. A partir de esto, iniciaron un rastreo y descubrieron que ese material se dirigía a un grupo de perfiles de Facebook de una procedencia común.

En el avance de la investigación, se determinó que el pedófilo actúa desde el extranjero. En la Fiscalía de la Ciudad avanzan en su identificación para luego solicitar su captura internacional.

Mirá también: Grooming: detienen a un hombre de 31 años por acosar a una chica de 14

A la vez, se detectó que el agresor tiene también víctimas en Uruguay, México, Colombia y Perú, países cuyas autoridades fueron notificadas de la situación.

Fuentes de la Fiscalía de la Ciudad contaron a este diario que el pedófilo actuaba en Facebook con más de quince nombres diferentes(Arcangel, Raúl, Facundo, Tomii, Dieguito y Fernando, entre ellos) y que se presentaba con fotos de chicos de entre 14 y 16 años, con el pelo rubio o castaño claro, a veces con gorrita y aspecto “canchero”.

En su modo de operar habitual, solicitaba amistad y comenzaba un trabajo de seducción. Después pedía a sus víctimas fotos en las que se vieran desnudas, parcial o totalmente. Después pasaba a solicitar imágenes, fotos y videos, cada vez más explícitos. Si no lograba su cometido a través de la persuasión, el agresor comenzaba con las amenazas. “Le voy a contar a tus padres”, era una de las más habituales.

Las víctimas también solían recibir mensajes de otros perfiles, de nenas que les contaban que ellas habían recibido los mismos pedidos del mismo agresor, pero que, una vez que le habían enviado lo solicitado, ya no habían sido molestadas más. Esos mensajes provenían de un perfil falso detrás del cual no estaba otra persona que el acosador.

En el caso se detectaron más de mil cien fotos y más de un centenar de videos y los investigadores no tienen claro aún si el autor de los acosos compartía este material.

El CIJ trabaja desde 2013 en unos 20 mil casos en todo el país de pornografía infantil y grooming.

Te puede interesar