El BCRA que imagina Alberto: estímulo monetario, regulación bancaria y crédito "productivo"

Economía 31 de octubre de 2019 Por
El presidente electo sostiene que el BCRA debe jugar un rol central en la reactivación de la economía. Se habla de Miguel Angel Pesce como posible titular
486228

Alberto Fernández cree que el Banco Central deberá jugar, a partir del 10 de diciembre, un rol clave para la recuperación de la economía. Que la autoridad monetaria ya no será una institución dedicada a facilitarle jugosos negocios a las entidades y que deberá reconvertirse en una pieza fundamental del despegue.

El Presidente electo aguardará hasta el momento del traspaso de mando para dar a conocer la cúpula que manejará al BCRA en reemplazo de la dupla Guido Sandleris-Gustavo Cañonero.

Varios nombres circulan entre los equipos técnicos de Fernández. Uno de ellos es el de Miguel Ángel Pesce. Se trata de un radical K de la primera hora, que llegó a la vicepresidencia del Banco Central en 2004 por sugerencia, precisamente, de Alberto F.

De origen radical, Pesce se acercó a la administración Kirchner a partir de sus vínculos políticos con el ex Jefe de Gabinete y actual mandatario electo.

Pesce mantuvo su oficina en Reconquista 266 nada menos que hasta diciembre de 2015, secundando a los diferentes titulares del BCRA: primero a Martín Redrado, luego a Mercedes Marcó del Pont, Juan Carlos Fábrega y después a Alejandro Vanoli.

En la actualidad, Pesce preside el Banco de Tierra del Fuego. Por su experiencia en el manejo de las cuentas públicas (fue secretario de Hacienda de la ciudad de Buenos Aires) hay quienes ubican a Pesce al mando del Fondo de Garantía de la ANSES.

En contra de las chances de Pesce jugaría que aún se encuentra procesado en la causa del "dólar futuro" por el juez Claudio Bonadío. Por eso mismo, algunos integrantes del círculo de Alberto F. se preguntaban si, llegado el caso, el mandatario igual lo designaría al frente del BCRA.

Existen antecedentes al respecto: sin ir más lejos, el de Federico Sturzenegger, quien a finales de 2015 asumió procesado por la Justicia por la causa del denominado "megacanje". Recién fue sobreseído por la Cámara federal en septiembre del año siguiente.

Cecilia Todesca es otra de las economistas cercanas a Alberto F. que suena para el Banco Central. Desde que el ahora presidente electo fue nominado por Cristina Kirchner, Todesca fue una de sus voceras económicas. Y, de hecho, ha sido mencionada como una de las interlocutoras del equipo económico de Mauricio Macri para manejar la etapa de la transición.

Para Alberto, el BCRA debe estimular la actividad

El Banco Central que imagina Alberto F., de acuerdo a lo que consignan fuentes confiables de su entorno, se parece más al que funcionó durante los 12 años de kirchnerismo que al de los últimos cuatro años.

Existen al menos tres columnas troncales para poner el plan en marcha:

-Una política monetaria más laxa, alejada de la "emisión cero" planteada por Sandleris y el FMI para hacer frente a la crisis.

-El lanzamiento de créditos para la producción, un programa que existió hasta fines de 2015 pero que el gobierno de Mauricio Macri desactivó.

-La implementación de regulaciones para los bancos que también fueron dejadas de lado a partir de diciembre de 2015. Como, por ejemplo, el capítulo que ordenaba las comisiones y gastos que cobran las entidades a sus clientes.

Alberto Fernández aprendió de Néstor Kirchner que la solvencia del Central es clave para la supervivencia política. Es sabido que el fallecido jefe de Estado se manejaba con un cuaderno "Gloria" en el que escribía, entre otras cifras económicas, la cantidad de reservas internacionales, una variable que monitoreaba a diario.

Fernández ya sabe que el "cepo" jugará a favor de esa estrategia: el objetivo pasa por quedarse con el superávit comercial (es decir, que la mesa del BCRA compre la mayor cantidad de dólares de ese ingreso proveniente de la exportación), lo que le permitiría emitir pesos con el respaldo de divisas.

Esa estrategia -como ya había informado iProfesional- le permitirá lubricar la economía y bajar las tasas de interés. Algo en lo que ayudará el propio Sandleris, que acaba de activar una medida para que las entidades financieras dejen de tener encajes remunerados.

De todas maneras, la mirada de los economistas cercanos a AF sigue muy atenta a la dinámica de la crisis. Nadie quiere adelantar medidas sin antes conocer al detalle la economía que heredarán de la administración Macri.

En concreto, una de las cuestiones que más preocupa refiere a la posibilidad de que el Banco Central tenga que emitir alrededor de $200.000 millones antes de fin de año. Según las cuentas que hacen los economistas de Alberto F., haría falta poner esa cantidad de pesos en la calle para tapar el agujero fiscal y para hacer frente a los vencimientos de la deuda que no ha sido reperfilada.

De ser efectivamente así, esta emisión de pesos podría terminar presionando sobre la cotización del dólar "blue", incrementando la brecha con el tipo de cambio "oficial".

"Una parte podría colocarse entre los bancos mediante la emisión de bonos ‘dollar linked’, pero no sería lo más prolijo si nosotros decimos que las entidades deben servir para financiar la expansión de la economía", menciona uno de los referentes más escuchados por el próximo jefe de Estado.

El temor es que una eventual disparada del dólar paralelo presione, otra vez, a una devaluación. Aun en este momento, en el cual hay consenso de que el tipo de cambio de $63 no está para nada atrasado.

Créditos, tasas y regulaciones

El riesgo de que la brecha cambiaria se ensanche y determine distorsiones es grande, y por ese motivo los economistas de AF aplauden el regreso de Jorge Rodríguez al Banco Central.

Se trata de un economista experto en regulaciones y control de capitales, que en su momento fue "jubilado" por Federico Sturzenegger, y que ahora volvió a Reconquista 266 para monitorear el funcionamiento del "cepo".

Un exfuncionario veterano y que ahora asesora al Presidente electo en cuestiones financieras comenta: "Hay que tener mucho cuidado con las operaciones que se disfrazan de comercio exterior y que, en verdad, responden a una clara dolarización. Sandleris debe prestarle especial atención", recomienda.

De todas formas, más que sobre la calidad del cepo, los economistas de AF buscan que la autoridad monetaria vuelva a focalizarse en los créditos productivos y tasas de interés "acordes con la producción".

No fue para nada casual que, durante la tarde del miércoles, el Presidente electo eligiera una visita a una industria textil del conurbano bonaerense para hablar de lo que quiere realizar durante su mandato.

Para los asesores financieros de Fernández, los créditos productivos que existieron en la segunda etapa del gobierno de CFK, sirvieron para mantener a flote a la economía. Estaban focalizados en las pymes y en los comercios, con costos subsidiados.

También focalizan en las economías regionales, que perdieron competitividad en los últimos años por culpa del tipo de cambio atrasado y la falta de financiamiento barato.

El lanzamiento de créditos a la producción y la baja del costo financiero para capital de trabajo serían tomados como un verdadero gesto hacia el mundo productivo.

Para el público en general, la idea inicial también se direcciona hacia la baja de las tasas de interés. Y también hacia un control sobre los aumentos de las comisiones que los bancos les cobran a sus clientes, una estrategia que ya fue utilizada durante la etapa kirchnerista.

Te puede interesar